| Tiempo de lectura 3 minutos | Daños y perjuicios
recomendaciones para después de un accidente de coche

1. Averiguar si alguien está herido

Nunca abandones el lugar de un accidente, por pequeño que sea. La seguridad es lo más importante; el resto puede esperar.

Asegúrate de que todo el mundo está bien y busca atención médica si tú o alguien lo necesita.

2. Encuentre un lugar seguro para usted y su vehículo

Si no estás herido y el accidente ha sido leve, conduce tu coche con mucho cuidado hasta dejarlo en el arcén para que no interfiera con el tráfico.

Mantenga las luces de emergencia encendidas y coloque bengalas o triángulos reflectantes para llamar la atención de los demás conductores y que reduzcan la velocidad.

Pero si el accidente ha sido más grave, o si hay algún herido, deja los vehículos donde están.

Aunque creas que no estás lesionado, debes tener cuidado al salir del coche, especialmente si estás en una carretera o autopista con mucho tráfico.

Es posible que no estés pensando con lógica en este momento, lo que puede ponerte en peligro.

3. Alerta a la policía

Aunque es importante informar del accidente, en algunas zonas la policía puede no acudir al lugar del accidente si la colisión ha sido leve.

Algunas entidades policiales, en lugar de utilizar sus recursos para desplazarse al lugar del accidente, prefieren ahora recibir el informe en línea.

Si un agente de policía acude al lugar del accidente, anota su nombre, su número de identificación y sus datos de contacto.

Asegúrese de pedir una copia del informe del accidente.

Si la policía no se presenta, puedes solicitar una copia del informe a la autoridad policial correspondiente o al perito del seguro que tramita tu siniestro.

4. Recoger información importante

Utiliza la cámara de tu móvil para hacer fotos de los documentos o, con papel y lápiz, anota el nombre, la dirección, el número de teléfono y el número de carné de conducir de cada persona implicada en el accidente.

Si el nombre del conductor no coincide con el que figura en la matrícula del coche o en los documentos del seguro, averigua cuál es su relación con el propietario del vehículo.

Averigüe si hay algún testigo que esté dispuesto a darle sus datos de contacto y a contarle lo que vio.

5. Documentar el lugar del accidente

Documente la descripción del accidente con el mayor detalle posible.

Para ello, puedes utilizar tu smartphone para hacer fotos y grabar vídeos y notas de voz.

Lo más fácil es hacer una foto de todo el coche, así como fotos en primer plano que muestren los daños, tanto en tu vehículo como en el de la otra persona.

6. Llame a la aseguradora

Puede ser tentador negociar un acuerdo en efectivo para evitar la reclamación al seguro.

Pero si no avisas a tu aseguradora después de un accidente, puedes acabar siendo responsable de los daños.

Si el seguro de la otra persona no es suficiente para cubrir tus daños, tu agente de seguros puede comprobar tu póliza para ver si tienes alguna cobertura para esa situación.

7. Ir al médico

Puede que te sientas perfectamente bien después del accidente, pero algunas lesiones pueden tardar uno o dos días en manifestarse.

Incluso un choque menor puede causar graves lesiones en la cabeza, la columna vertebral o la espalda.

Si siente dolor o nota síntomas inusuales, acuda al médico.

Las lesiones resultantes de un accidente de coche suelen estar incluidas en su reclamación al seguro de automóvil, por lo que es importante documentar cualquier lesión corporal del accidente y llamar a un abogado de lesiones para que le represente.

8. Sea proactivo y consulte a un abogado.

Si se ha preparado bien, es más fácil mantener la calma después de un accidente.

Consulta siempre con un abogado especialista en lesiones con amplia experiencia en casos de accidentes de tráfico, así tendrás más confianza en que las aseguradoras te tratarán de forma justa y en que obtendrás una indemnización por los daños causados.

Foto del autor

Como abogado de lesiones personales, mi mantra es que no hay tal cosa como un "caso pequeño". Daré el 100% sin importar lo grande o pequeño que sea un caso. Hablo con fluidez el inglés, el hebreo y el español, idiomas que utilizo regularmente en mi práctica.

Valora este post
1 estrella2 estrellas3 estrellas4 estrellas5 estrellas
Cargando...